Inicio > Salud > Efectos secundarios y contraindicaciones de los Antidepresivos

Efectos secundarios y contraindicaciones de los Antidepresivos

Los antidepresivos se utilizan en pacientes con depresión, siendo más empleados los denominados de tercera generación, como fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina, sertralina, citalopram, trazodona y nefazodona, así como los tricíclicos: amitriptilina, amineptina, melitraceno, imipramina, clomipramina y lofepramina.

Efectos secundarios. Se deben a su acción en el sistema nervioso:

Cambios de conducta. La persona que los toma requiere de vigilancia médica ya que, en algunos casos, puede motivar a desestimar la propia vida y atentar contra ella.
Insomnio. Falta de sueño, incapacidad para dormir.
Somnolencia. Es probable sentir mucho sueño en el día.
Nerviosismo. Alteración en el sistema nervioso que se manifiesta con inquietud, intranquilidad e irritabilidad.
Estreñimiento. Dificultad para evacuar la masa fecal de manera periódica y completa.
Sequedad de boca. Dificultad para producir saliva y masticar.
Visión borrosa. Problemas para enfocar objetos.
Disfunción sexual. Falta de apetito sexual y relaciones íntimas poco satisfactorias.
Hipotensión ortostática. Mareo al ponerse de pie.
Alteración en el ritmo cardiaco. Pueden presentarse palpitaciones irregulares (arritmias) y pulso acelerado.
Cambios en el apetito. La sensación de hambre puede aumentar o disminuir, ocasionando incremento o pérdida de peso corporal.

Contraindicaciones:

Embarazo. Hay productos sobre los que no hay pruebas de que atraviesen la placenta y lleguen al feto, pero por precaución se recomienda el uso de antidepresivos sólo cuando sea estrictamente necesario y bajo prescripción médica.
Lactancia. Se prohibe su consumo, pues todos estos productos se secretan junto con la leche materna.
Epilepsia. Es una enfermedad que genera convulsiones y estados de ausencia por problemas en la actividad eléctrica del cerebro. Se permite, pero bajo estricta vigilancia y dependiendo de cada caso.
Insuficiencia hepática o renal. Hígado y riñón intervienen en el procesamiento de estos medicamentos, por lo que si existen problemas en estos órganos se recomienda no utilizarlos.
Diabetes. Es el incremento de azúcar en sangre por mal aprovechamiento de insulina o nula generación de esta hormona. Algunos productos incrementan los niveles de glucosa, por lo que su uso debe ser muy controlado.

Te puede interesar >>>

Indignación en México por búsqueda de una niña que nunca existió

Autoridades mexicanas descartaron este jueves que una niña se encuentre atrapada bajo los escombros de …