Inicio > Economía > El Gobierno se opone al pago de un bono de fin de año

El Gobierno se opone al pago de un bono de fin de año

Con el argumento de que “hay una desaceleración de los precios”, la Casa Rosada salió ayer a rechazar los múltiples reclamos gremiales para que los trabajadores reciban bonos extraordinarios de fin de año. “El pedido no está justificado por lo que son objetivamente las variables económicas”, fundamentó Augusto Costa, secretario de Comercio. Más allá de los deseos de la administración K, diferentes sindicatos ratificaron que exigirán el pago de un suplemento: “Que hablen, nosotros igual vamos a pedir un plus como hicimos en los últimos años. Ya es un derecho adquirido”, adelantó Pablo Moyano, secretario adjunto de Camioneros. El pedido formal de los gremios ya encontró eco en dos administraciones provinciales. El gobernador de San Luis, Claudio Poggi, anunció que esa provincia pagará a sus empleados públicos en diciembre una “gratificación” de $ 2.000. También el gobernador de La Rioja, Luis Beder Herrera, anticipó que se otorgará un plus salarial por fin de año de unos “300 ó 400 pesos” a los trabajadores provinciales. Beder Herrera rechazó la posibilidad de dar un bono mayor: “No hay plata y vamos a tener que raspar la olla para pagarle a la gente”, justificó. De la mano de la elevada inflación y los altos descuentos por el impuesto a las Ganancias, los reclamos gremiales de pago de bonos de fin de año se fueron extendiendo a diversas actividades, tanto del sector privado como del público. El Gobierno siempre rechazó los pedidos porque significaría reconocer la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. En esa misma línea, ayer el secretario Costa sostuvo: “Nosotros tenemos relevamientos propios y vemos una tendencia a la desaceleración, o sea que los precios suben pero a tasas menores, y esperamos que este mes siga así. No sé de dónde sale que los precios aumentan un 40%”. Para defender la posición oficial contra el pago de bonos, el funcionario completó: “No hubo una pérdida del salario real”. En los gremios la ven distinto. La Unión de Docentes Argentinos (UDA), por ejemplo, envió una nota a los ministerios de educación de todas las jurisdicciones del país exigiendo un bono de fin de año. “Este reclamo apunta a menguar la desactualización de los salarios ocasionada por la inflación, cuyo aumento fue superior a lo esperado y continúa en crecimiento”, sostiene el texto. Alberto Roberti, titular del Sindicato del Petróleo y el Gas, enviará en los próximos días notas a las cámaras patronales de su actividad reclamando el pago de un aguinaldo doble. “El año pasado tuvimos una suma fija, pero ahora por los fuertes descuentos por Ganancias decidimos pedir el aguinaldo completo”, explicó Roberti. Rodolfo Daer, del gremio de la Alimentación, adelantó que su gremio reclamará el pago de un bono extra “pero empresa por empresa. A las más chicas se les pedirá una bonificación de $ 1.000 y a las más grandes de $ 3.000”. La Unión de Recibidores de Granos (URGARA) ya tiene decidido reclamar una suma, aunque aún falta definir de cuánto será. “El año pasado fue de $ 7.200, así que ahora ése es el piso”, confió a Clarín el dirigente Pablo Palacio. El año pasado, y bajo la amenaza de realizar un paro nacional, Camioneros logró un bono de $ 2.500 para sus 200.000 afiliados. Pablo Moyano, número dos del gremio e hijo mayor del jefe de la CGT anti K, dijo anoche que ahora volverán a reclamar esa bonificación: “Vamos a pedir un bono de $ 6.000”. Incluso el jefe de la CTA K, Hugo Yasky, justificó ayer los pedidos de bonos: “Es una práctica que los gremios privados llevan adelante desde hace mucho tiempo, incluso en años en los que el salario no perdió frente al aumento de los precios”. Y añadió: “Ahora está más justificado que nunca”. Fuente: Clarin

Te puede interesar >>>

Lo que se viene: blanqueo laboral y obras sociales

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, se reunió el lunes por la tarde con la …