Inicio > Salud > Préstamo personal para los servicios médicos

Préstamo personal para los servicios médicos

Aunque en España tenemos la mejor Seguridad Social del mundo, lo cierto es que no lo cubre todo. Además, en los últimos años hemos visto cómo sus condiciones se han ido empeorando de forma progresiva.

Si tienes algún problema grave y/o que requiera de una intervención, serás añadido/a a una lista de espera que, en ocasiones, puede llegar a ser interminable. Y es que no sería la primera vez que alguien se muere esperando a llegar a la primera posición de la lista de espera.

Por ello, es posible que nos tengamos que decantar por la sanidad privada, y esto tiene un coste que no siempre podemos asumir. Si las entidades bancarias no te pueden ayudar con ello, entonces siempre tienes la opción de solicitar préstamos urgentes.

¿En qué consisten los créditos para servicios médicos?

Son préstamos que están diseñados para que el usuario tenga acceso a cirugías, a tratamientos o a estudios que permitirán que tanto el solicitante, cómo su familia, pueda asumir el pago a plazos, de manera progresiva.

La principal diferencia entre un crédito médico y otro préstamo es que sus condiciones se orientan a satisfacer las necesidades de un paciente que requiera de tratamiento médico desde ya mismo. Las condiciones se establecerán en base a la cuantía del crédito que se vaya a pedir, las tasas de interés, comisiones a afrontar, además de las facilidades que se puedan dar dependiendo del grupo hospitalario o de los facultativos que se van a encargar de atenderle.

De la misma manera que al solicitar cualquier otro tipo de préstamo rápido, en el caso de que necesites contratarlo, lo más recomendable es que compares entre diferentes opciones y que elijas aquellas que mejor se adapten a tus necesidades y posibilidades. En cualquier caso no conviene escatimar en salud, ya que es lo único que realmente tenemos.

¿De qué manera podemos financiar los gastos médicos en la sanidad privada?

En la Sanidad Española no nos tenemos que preocupar de gran cosa; ya que la mayoría de las intervenciones son cubiertas. Para quedarnos tranquilos deberíamos de haber contratado un seguro de gastos médicos que nos cubriese ante cualquier tipo de percance o enfermedad. Pero puede ser que no lo hayamos hecho y ya sea demasiado tarde, o que no esté incluido en la póliza y exceda de tus posibilidades.

Hay algunos bancos que ofrecen algunos seguros adicionales que nos costarán mucho menos que un seguro de gastos médicos convencional. Pero si el banco no te soluciona el problema, si nadie te puede dejar el dinero, y no ves la solución por ninguna parte, recuerda que el recurso de los créditos rápidos siempre está sobre la mesa. Si apuestas por ellos deberías de estudiar las condiciones que te van a imponer para ver si te interesa y puedes asumirlas.

Si todo está correcto no te lo pienses más y sigue adelante con la contratación del seguro. Nunca hay que escatimar en una inversión en salud.

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Otro empresario pidió ser “arrepentido”

Otro empresario se presentó este martes ante el fiscal Carlos Stornelli para ofrecer su colaboración …

Deja un comentario